Dos definiciones, dos finales diferentes

El domingo se definieron en Comodoro Rivadavia dos campeonatos argentinos de básquetbol. Las dos finales mostraron las dos caras del deporte. La final en U17 no terminó por falta de garantías restando casi un minuto y medio por jugar, luego de incidentes provocados por adultos, entre ellos varios padres en las tribunas peleándose e inclusive dirigentes de Ceres, muy molestos contra los fallos arbitrales. Luego debían cerrar los U13. Los entrenadores de Parque Sur y Gimnasia de La Plata se juntaron, abrazaron a los chicos y dejaron un claro mensaje.

La final del Argentino U17 la disputaban Bahiense del Norte de Bahía Blanca -que fue el campeón- y Central Argentino Olímpico de Ceres. Fue un partidazo, cambiante y caliente. Con ventajas amplias, remontadas y enormes actuaciones individuales, con varios jugadores con paso por Selecciones Argentinas de formativas. Lamentablemente, cuando al juego le quedaba 1 minuto y 26 segundos para el final y Bahiense ganaba 71-64, el partido “fue dado por concluido por falta de garantías; debido a incidentes producidos entre los adultos”, según consignó la página oficial de la CABB.

Se vivieron momentos de tensión en cancha de Federación Deportiva YPF de Comodoro, mientras los U13 de Parque Sur y Gimnasia esperaban el cierre de esa final para disputar la suya. Por cosas difíciles de comprender y en medio del nerviosismo, hubo gurises del Lobo platense que se vieron perjudicados por esos incidentes provocados en las tribunas por los padres. Hubo algunos manotazos y después de algunos minutos, la policía dialogó con los árbitros, quienes decidieron dar por finalizado el partido. Lamentable. Y a esta altura con poco por agregar.

Debido a este triste final en la primera final argentina y teniendo en cuenta que a continuación debían jugar los U13 de Parque Sur y Gimnasia para definir su torneo, los entrenadores de ambos equipos decidieron juntarse en la mitad de la cancha, como se observa en una de las fotos, con todos los chicos. Se abrazaron en una ronda y bajaron un mensaje, que consideramos obviamente es el camino.

Damián Gamarra, entrenador sureño, tomó la posta: “Lo que vimos que acaba de pasar en el partido anterior son cosas que están buenas que no pasen. Nosotros, los grandes, somos los que debemos guiarlos y que ustedes sepan lo que está bien y lo que está mal. Van a ganar y van a perder un montón de veces en toda su carrera. Van a ganar 200 partidos más y van a perder 200 partidos más. Entonces, si cada vez que nos toca perder un partido va a pasar lo que vimos recién, así no se puede vivir. Jueguen y si se cae un jugador del otro equipo levántenlo siempre”.

A su lado estaba el DT de Gimnasia, Santiago Fornales, quien también les bajó un claro y rescatable mensaje a los chicos: “Quiero que la pasen lindo y que disfruten. Lo que pasó antes ya está, no tiene que ver con ustedes. Tienen que ser amigos a esta edad; mañana ustedes pueden ir a jugar allá y los otros chicos venir a La Plata. Si el árbitro nos cobra una falta, levantamos la mano y la reconocemos. Hagan lo que ustedes saben hacer. Vamos todos, vamos, vamos a divertirnos y a jugar al básquet”.

WhatsApp Image 2019-12-17 at 13.52.22

Consultamos a Damián Gamarra al respecto, quien nos contó: “Hubo algunos manotazos, algunas situaciones feas y cuando se calmó todo eso nos pareció bueno juntar a los dos equipos de U13, antes de la final, y decirles algunas cosas. Que uno iba a ganar y que otro iba a perder. Que esto es así y que era muy valorable el lugar al que los dos habían llegado. La idea era mostrar una contracara de lo que había sido la final en U17 y que entiendan que una final también se puede jugar con otro clima. Para mí fue una experiencia única, que nunca me había tocado hacer y que estuvo muy bien que pase porque ni siquiera hubo protestas en el partido, ni de los jugadores, ni en los bancos ni en las tribunas, expresó el DT de Parque Sur, en diálogo con nosotros.

Marcelo Sgalia, prensa de Parque Sur. Foto: Gentileza Luis Omar Barrientos.