El profe en el club que lo vio crecer

El profe en el club que lo vio crecer

Basado fundamentalmente en los trabajos de pretemporada del profesor Martín Pinilla, Parque Sur va cerrando su segunda semana de trabajo rumbo a la Liga Argentina de Básquetbol.

Una temporada más para Martín Pinilla en el club, ese al que llegó de gurí a picar su primera pelota y jugar al básquetbol cuando tenía 5 años. Parque Sur lo mira hoy volcando lo aprendido, en ese sentido de pertenencia de los clubes de barrio. Martín jugó en Parque Sur desde los 5 hasta los 17 años al básquet. Y al fútbol, desde los 13 cuando una categoría decana se mudó entera de club, hasta los 17 que volvió a Atlético.

“La primera semana fue corta, de tres días, la usamos de adaptación, conocimiento y para acomodarnos más que nada, teniendo en cuenta que casi todos los jugadores llegaban al club por primera vez. Esta segunda semana que arrancamos el lunes fue más intensa lógicamente”, cuenta el PF sureño. 

Parque Sur atrapó a ese entrenador de fútbol que dirigió un plantel profesional de Atlético Uruguay en un Argentino B. Martín Pinilla arribó en 2013 como preparador físico, tarea que aún lleva adelante con pasión. Ese laburo en el básquetbol profesional se complementa con la coordinación de todo el básquetbol sureño junto a los entrenadores y cerca de los gurises.

“Estamos muy contentos en el cuerpo técnico porque es un grupo joven con muchas ganas de trabajar, predispuestos. Más allá del trabajo en sí tratamos de formar buenos grupos y eso se va notando, así que estamos muy conformes en ese sentido porque son casi todos jugadores que llegan este año”, agrega refiriéndose al actual flamante plantel profesional del club. 

Ese club es Parque. Aquel que recién nacía cuando lo llevaron sus padres a jugar básquet cuando tenía 5 años. El mismo dónde cuatro décadas después él alienta a su hija Herminia, jugadora del minibásquet sureño, al festejar un doble. El tiempo camina, la infraestructura de los clubes cambian y las generaciones se suceden. Lo que los clubes de barrio no modifican con el paso de los años es su sentido, esa esencia que los hace vitales para el desarrollo de los gurises, los vecinos y la comunidad. Y cuándo eso ocurre pueden pasar 40 años entre tus primeras sensaciones de felicidad y las primeras sensaciones de felicidad de tu hija, en el mismo lugar y por el mismo motivo.

“Diagramamos todos los días de doble turno que arrancan a la mañana con los trabajos que se encarga Damián (Gamarra, asistente); luego la parte física conmigo y por último se quedan con René (Richard, DT). Así será hasta este sábado inclusive. Lo hicimos en el estadio y martes y jueves salimos afuera a trabajar en lo físico. Y también los acompañamos en un tercer turno con gimnasio. De a poco le vamos a ir sumando minutos de básquet a la pretemporada”, relata el PF sureño.

Herminia se hace paso entre los altos jugadores del plantel para ayudar a su papá a disponer los conos y las colchonetas. Ha dejado la tablet en la mesa de control, ante el primer ruido de las naranjas picando en el parquet. Llegó la hora de entrenar. El deporte y los clubes de barrio tienen la receta para que el legado vaya mutando.

Copyright © 2019 Club Parque Sur

Archivos

Futbol

La 2005 gritó campeón

La 2005 gritó campeón

El fútbol infantil y juvenil del club continúa preparándose para lo que será la temporada oficial 2019. Durante las últimas…