Esto es lo más importante

Esto es lo más importante

Los resultados no deberían interesarnos, sobre todo cuando los que patean una redonda son gurises. El fútbol es un juego, donde ganar, empatar o perder está entre las posibilidades que la competencia ofrece. No le cambia la vida a nadie un resultado de un partido o la posición final en un torneo. Menos a cualquiera de esos pibes, que reflejan sus sonrisas en una taza de leche caliente cuando el sol decide esconderse tras la Defensa para dejar al Puerto Viejo bajo las luces de la noche.

El fútbol infanto juvenil es salir de la calle, es jugar con los amigos del barrio, es ir a compartir un rato agradable, es aprender y divertirse, es simplemente patear la pelota en la cancha del club buscando el gol que los pibes sueñan repetir de sus ídolos de la tele. Es un caño para gastarlo al Braian, una pisadita del Negro, la bicicleta que intenta el Colo, el abrazo de gol de todos, la calentura del Alan por un pase que no llegó. Para ellos es simplemente bajarse del mundo por un rato en el que los grandes los sumergimos todo el tiempo. Es jugar por jugar, sin tener que morir o matar, como canta Sabina. Es encontrar una identidad. Los pibes tienen que jugar. Es una obligación de los grandes que los gurises jueguen.

Parque Sur tiene varias disciplinas y actividades. Pero desde hace un tiempo tiene su Merendero Sureño, el que garantiza desde el laburo desinteresado de padres y colaboradores o allegados al club y al barrio, darles una taza de leche y una caliente merienda a las categorías del fútbol infantil del club después de cada entrenamiento.

El jueves último, además, Parque Sur recibió la visita de la categoría 2006 del club Engranaje. Jugaron un partido amistoso, quizás la excusa perfecta, para compartir después esa mesa de leche y facturas, en el Merendero Sureño. Es la foto que acompaña esta noticia la que emociona. Es la noticia.

Estas son las victorias que hay que buscar. Estos son los campeonatos que los clubes deben ganar. En esto perder será doloroso y un triunfo una alegría inmensa de quienes lo llevan adelante con tanto entusiasmo. El resto es tan solo un juego y sus resultados una mera circunstancia, que nunca le cambiarán la vida a nadie. Lo que cambia la vida es mirar a esos chicos cagarse de risa en el Merendero tras jugar un rato al fulbo.

Marcelo Sgalia, periodista y prensa de Parque Sur.

 

 

Copyright © 2017 Club Parque Sur

Archivos

Futbol