Los bigotes del mejor Lugrín

Los bigotes del mejor Lugrín

Juan Pablo Lugrín redondeó en el triunfo del lunes ante Central Entrerriano su mejor partido en Parque Sur. Le dio 15 puntos al equipo, fue una de las figuras de la noche. Aparecieron los pergaminos del campeón con Platense de la última Liga Argentina, sobre todo con un par de bombazos cuando los Sureños necesitaban cerrar la noche que se les complicaba.

«Aunque suene cassettero para mí la figura fue el equipo. Pero era hora que apareciera, era hora de devolverles algo a mis compañeros que han dado la cara por mí en los otros partidos. Por suerte la pelota entró cuando más lo necesitábamos. Pero es un mérito del equipo encontrar esos tiros, porque los pude tomar bien y con tiempo», afirma el nacido en José C. Paz, tierra bonaerense, en su primera temporada en Concepción del Uruguay.

El alero de 23 años y 1,92 metros de altura, reconoció que el equipo debe «manejar la ansiedad de querer cerrar los partidos en el tercer cuarto, porque eso nos llevó a cometer muchos errores y equivocarnos el lunes».

-Se viene el puntero, un partido esperado. El último de local en la fase inicial. Parque le ha ganado a todos. ¿Cómo lo ven?

-Va a ser un partido durísimo, sabemos que ellos juegan bien y en todos lados lo hacen igual. Pero en nuestra casa no perdimos, sacaremos la cara, debemos jugar como en el primer tiempo ante Central y sabiendo que es de atrás para adelante. Tenemos los hüevos suficientes.

Juan Pablo Lugrín se cambió el look. Se dejó los bigotes, esos que se acomodó luego de cada triple el lunes. Nada para envidiarle a aquel Al Pacino en la legendaria y dramática policial estadounidense «Sérpico» o más acá, en tiempos de series por Netflix, a Hugo Silva en «El Ministerio del Tiempo», serie que recorre la historia de España.

-¿A qué se deben esos bigotes de actor de cine?

-Me quería sacar un poco la mufa que venía trayendo. Y salió esto. Pensé «si me putean porque soy un burro, mejor que me puteen por los bigotes». Ya están, si ganamos el jueves me los dejo hasta que me muera.

Se fue Lugrín, acomodándose la bigotera. Aplaudido por el Gigante. Pero más allá de los look y las risas, la felicidad es por haber encontrado su juego, ese que ayudó al Calamar a ascender y que lo trajo al Puerto Viejo hace unos meses.

Marcelo Sgalia, encargado de prensa del club Parque Sur. Foto: Luciano Maneyro.

 

Copyright © 2020 Club Parque Sur

Archivos

Futbol

La 2005 gritó campeón

La 2005 gritó campeón

El fútbol infantil y juvenil del club continúa preparándose para lo que será la temporada oficial 2019. Durante las últimas…