Parque, el dueño de un clásico gigante

Parque, el dueño de un clásico gigante

Parque Sur le ganó anoche el clásico a Rocamora, como visitante, por 84 a 83 en tiempo suplementario, tras igualar en 77 y perder el primer tiempo 44-30. Fue por la Conferencia Sur de la Liga Argentina, que lo tiene otra vez entre los cuatro primeros. El domingo recibirá en el Gigante a Rivadavia de Mendoza.

Los dos nos regalaron el mejor clásico que se recuerde. Pudo ser para cualquiera. Con el local dominando el primer tiempo, con la visita remontándolo en el segundo. Con juego, con figuras, entretenido, intenso, peleado, discutido, con una descomunal entrega, sufrido, empatado, definido en la última bola del suplementario por un punto, con una fiesta en las tribunas y tenso hasta que terminó.

Rocamora y Parque Sur quisieron ganarse entendiendo siempre que era un clásico. Y si alguno aún cree que es lo mismo que otro partido se engaña. El juego dejó otra vez a sus número 10 como figuras. Porque anoche el clásico se jugó por muchos pasajes como en el campito, a cara de perro contra el equipo del otro barrio. Y a Parque Sur en garra y corazón es difícil ganarle. Y tuvo eso cuando tenía que remontarlo porque se le iba.

Martín Gandoy -25 puntos, 11 asistencias- y Elnes Bolling -21 tantos, 7 rebotes- fueron las estrellas distinguidas, los máximos goleadores de la noche, los que tomaron la bola cuando se escapaba de las manos. Los 10 que el partido caliente y el barro debajo de la madera exigía. El partido devolvió largamente el precio de la entrada y será recordado por mucho tiempo.

Parque Sur volvió a pagar un mal primer tiempo, anotando 30 puntos en dos cuartos. Bolling ya sacaba la cara por la visita, pero era poco para tanto Rocamora. Deck intratable y Johnson enterrando la bola en el canasto varias veces. La intensidad de los primeros 10 minutos fue enorme, con varias tapas de cada lado. Rocamora era el mejor y se llevó 22-14 el primer parcial.

En los segundos diez minutos Gandoy empezó a brillar y Rocamora fue el dominador del juego y el tablero. A Parque le salían pocas, por apuros e imprecisiones y por lo que su rival le propuso. Encima Gori Martínez se fue lesionado de la noche tras doblarse el tobillo. 44-30, al descanso largo. El Rojo lo tenía controlado.

El tercer cuarto fue parejo. Parque no dejó que el partido se le escape. Empezó con bombazos de ambos lados: Semiglia y Deck; Bolling y Hernández. Era palo por palo. Gandoy y Bolling ya eran lo mejor del espectáculo, por clase y básquet. Porque los clásicos se ganan metiendo y sino pensemos en el Parque Sur de anoche en los últimos 10 minutos. Pero sobre todo se ganan con los que mejor juegan. Y los 10 fueron dos 10 de campito entregados al aplauso continuo. Rocamora ganaba 64-55 al final del tercero.

Los últimos 10′ fueron visitantes. No había margen. Parque Sur encontró la conducción de Richard; la emocionante guapeza de Emiro Hernández Freitez de tremendo partido y a dos grandotes que bajo el cesto la rompieron: Alderete y Giménez. De guapo, Parque le cerró los caminos al gol al local y se lo llevó por delante en el aro de enfrente. En un par de minutos se puso a un doble. Y pasó al frente por primera vez en el clásico restando 3 y algo para terminar (73-74). Rocamora, ese equipo que con un muy buen primer tiempo parecía encaminarse al triunfo, sintió el golpe y lo tuvo que salvar Gandoy en la última corajeada. Así terminaron iguales en 77 en un partidazo.

El suplementario sería cuestión del que metiera algún punto más. Ya estaba para cualquiera. Lo ganó Parque Sur, pasando al frente por un simple en el cierre con un libre de O’Garro y defendiendo la última pelota para quedarse con el clásico. Fue uno de esos juegos que serán recordados siempre. Parque Sur lo sufrió en el primer tiempo, mejoró en el tercer cuarto y la noche le exigió su corazón en el cuarto. Con el alma de todos el final del día los encontró cantando y abrazados con su gente en casa ajena. Hay victorias que valen más que otras. Sin dudas. La de anoche, por el contexto, el rival, porque venía esquiva y se consiguió como si hubiese sido guionada por un maestro de suspenso, se disfrutará mucho más y no se olvidará así nomás. Si el juego pudiera agradecerles estos partidos estén seguros que anoche lo hizo.

Foto: Gentileza Carlos Lozano.

Copyright © 2018 Club Parque Sur

Archivos

Futbol